Estudios de Historia Moderna y Contemporánea de México

ACTA ORIGINAL
DE LA DESIGNACIÓN DEL GENERAL GILDARDO MAGAÑA CERDA (1891-1939) COMO GENERAL EN JEFE DEL EJÉRCITO LIBERTADOR DEL SUR

José Valero Silva

Presentación


Nuestro documento es de primordial importancia para la historia de la revolución agraria de México. No obstante que se refiere a un hecho famoso, su reproducción facsimilar le da originalidad pues resalta su calidad de "manuscrito". Dicha característica concede a nuestra acta el valor de documento "único", y por sus circunstancias de redacción, lo hace fuente de primera mano. Pienso que le conviene el título con el que lo nombré, ya que el mismo sintetiza la idea de las razones y la forma, tomadas en cuenta, el 4 de septiembre de 1919, para proceder a nombrar al general Gildardo Magaña Cerda como heredero en el mando del general Emiliano Zapata, asesinado el 10 de abril del propio año, en la hacienda de Chinameca, estado de Morelos.

Se puede decir, sin exageración, que el nombramiento de Magaña Cerda tuvo resonancia internacional, ya que sustituyó a la figura revolucionaria más representativa y simbólica en nuestro medio de la causa agrarista. Por consiguiente, la personalidad del revolucionario michoacano, con motivo de aquella distinción, adquirió mayor relieve político.

Este documento, como el anterior, se pone directamente a disposición de los estudiosos de la historia contemporánea de México. El mismo nos enseña que, en vez de reinar la anarquía entre los sureños, después del asesinato del "jefe" hubo por el contrario orden y respeto entre las filas zapatistas. En realidad todos los generales mostraron disciplina y verdadera conciencia de la revolución por la que luchaban. Se puede decir que al aceptar llevar a cabo una votación para nombrar al sucesor de Emiliano Zapata probaron la unidad de la ideología agrarista, entroncada con el pensamiento del grupo de mexicanos conocidos como "precursores de la Revolución ". El procedimiento que siguieron los generales para conseguir su propósito consistió en repartir cédulas de votación, y en aquella encuesta, el general Magaña Cerda resultó ser triunfador por elección para suceder a Emiliano Zapata, pues obtuvo dieciocho de los treinta y dos votos que entonces se emitieron. Desgraciadamente no podemos reproducir en forma facsimilar veintidós de las firmas de los generales votantes, ya que sólo localicé en el archivo de Zapata, en el Archivo Histórico de la UNAM, la hoja primera del acta correspondiente, que propiamente, por razones obvias, es la más importante. Sin embargo, podemos añadir que las firmas que nos faltan las podemos sustituir "simbólicamente" con las que calzan nuestro documento número 1.

El general Gildardo Magaña, quien nos dejó publicado su testimonio y opinión acerca de la revolución del Sur,[ 1 ] supo sostener con lealtad la causa zapatista hasta que al fin se rindió decorosamente al gobierno del general Álvaro Obregón (1920-1924). Más tarde, Magaña Cerda, ya con definida personalidad política, pudo figurar como precandidato a la presidencia de la República, para tratar de suceder al general Lázaro Cárdenas.

En el campamento revolucionario de Huautla, Morelos, a los cuatro días del mes de septiembre de mil novecientos diez y nueve, reunidos los generales y jefes suscriptos, del Ejército Libertador, con el objeto de tratar diversos asuntos relacionados con la Revolución y después de que en vista de la discusión respectiva se hubo llegado al conocimiento de la urgencia, cada vez mayor, de nombrar un general en jefe de dicho ejército, se procedió a elegirlo y habiéndose distribuido entre los presentes las cédulas del caso el resultado de la votación fue el que sigue: obtuvo diez y ocho votos para dicho cargo el ciudadano general Gildardo Magaña; se emitieron once votos a favor del ciudadano general Jesús Capistrán, y uno a favor de cada uno de los ciudadanos generales Genovevo de la O., Maurilio Mejía y Timoteo Sánchez. Publicado el resultado de la votación, todos los presentes se comprometieron a respetar el voto de la mayoría y a someterse por lo mismo a la jefatura del candidato triunfante, o sea el ciudadano general Gildardo Magaña. Al efecto y para el cumplimiento de este solemne compromiso quede afecto el honor de cada uno de los suscritos, firman la presente acta, de absoluta conformidad. Se hace constar que el ciudadano general Magaña invitó a los suscritos a que reconsideraran sus votos, a fin de que los emitidos a favor de él se agregasen a los que obtuvo el ciudadano general Capistrán, lo que no fue aceptado en virtud de que el escrutinio arrojó una mayoría absoluta en favor de la candidatura del general Magaña. Igualmente se hace constar que, al calce de las firmas de los concurrentes a la junta, consignarán sus votos algunos jefes que no asistieron a ella.

El general de División El general de División
Jesús Capistrán Adrián Castrejón
El general de División El general de División
Maurilio Mejía Fortino Ayaquica
El general de Brigada El general de Brigada
Timoteo Sánchez Joaquín Caamaño
El general El general de Brigada
Benigno Abúndez Vicente Aranda
El general El general de Brigada
Francisco Alarcón P. Casado R.
El general El general
Jesús Chávez Gabino Lozano Sánchez

 

 

[ 1 ] Emiliano Zapata y el agrarismo en México, 5 v., México, Ruta, 1952.

Estudios de Historia Moderna y Contemporánea de México, José Valero Silva (editor), México, Universidad Nacional Autónoma de México, Instituto de Investigaciones Históricas, v. 3, 1970, p. 131-133.

DR © 2006. Universidad Nacional Autónoma de México, Instituto de Investigaciones Históricas